Huerto en casa: cómo tener el tuyo

Hace años que tengo un huerto en mi jardín.
Y os puedo asegurar que es una de las mejores decisiones que he tomado! Es algo que recomiendo 100% a todas las personas que puedan tenerlo.
Tiene muchas ventajas, y casi ningun inconveniente.

Algunas de las ventajas de tener un huerto en casa son:

– Te aseguras de que los alimentos son libres de pesticidas.
– Te aseguras de que las verduras y hortalizas cultivadas por ti no son transgénicas.
– Las verduras que consumimos compradas en el mercado o en el súper, hace horas que han sido recolectadas y, muchas de ellas, han pasado horas (incluso días) en neveras. Esto ha hecho que pierdan muchas de sus propiedades vitamínicas. En cambio, si cultivas tus propias verduras, te aseguras de que vienen directas del huerto a tu plato, así que conservan todas las cualidades necesarias para llenarte de vitaminas y nutrientes.
-El sabor de los vegetales cultivados por ti no tiene absolutamente nada que ver con el de las que compras en el mercado. Es muchísimo más intenso, como “el de antes”.
Ahorras tiempo y mucho dinero (más del que piensas). Tienes mucho más, por mucho menos.
Hace ilusión cuando cocinas y comes esas hortalizas que tú misma has cultivado.
Contribuyes a reducir el impacto ambiental que supondría el transporte y distribución de esas verduras en un supermercado.
Puedes fabricar conservas con las verduras, regalarlas a tus familiares o hacer trueque con ellas, usarlas para tratamientos naturales en casa, etc.
En muchos casos no requiere de tratamientos fertilizantes ni pesticidas, por lo que el mantenimiento de tu huerto no será tan laborioso como lo sería el de una planta en tu jardín.
Eres más consciente del proceso de crecimiento de los vegetales, aprendes mucho sobre la Naturaleza y sobre las temporadas de plantación y recolección de cada vegetal.
En definitiva, consumir verduras y hortalizas (o incluso frutas) cultivadas por ti, te ayudará a estar más sana, más guapa, no gastarás tanto dinero, colaborarás con el medio ambiente y te lo pasarás bien si te gusta la jardinería. Como ves, todo son ventajas!!
Esta foto es de mi propia cosecha de este verano pasado. Recolecté mucho más, pero puse un poco de cada en la bandeja 🙂

Pero ¿qué ocurre si vives en un piso o no tienes espacio en tu jardín?

La buena noticia es que no se requiere de mucho espacio para tener tu propio huerto. Puedes poner macetas en tu balcón o una caja con tierra que se adapte al espacio del que dispones, o, incluso, fabricarte un huerto colgante que podrás poner en la fachada de tu casa o bajo tu ventana.

Leave a Reply